Durante 2020, aumentó en un 37% la muerte de mujeres embarazadas o en parto a causa de la pandemia de COVID-19[1]

Las parteras, como especialistas en salud sexual y reproductiva de las mujeres, continúan en la primera línea para brindar atención segura y respetuosa durante la pandemia de COVID-19.

Ante la crisis sanitaria, las mujeres atendidas por parteras se sienten seguras y tranquilas, a diferencia de acudir a un hospital.

San Cristóbal de las Casas Chiapas, 3 de mayo de 2021. – En esta contingencia, las parteras en México han sido una opción para mujeres embarazadas que tienen miedo de asistir a hospitales. La labor de estas profesionales, además de proporcionar atención segura, brindó tranquilidad en un momento de incertidumbre.

Luna Maya, organización mexicana de la sociedad civil que opera con el modelo clínico de atención dirigido totalmente por parteras en dos casas de partería en San Cristóbal de las Casas, Chiapas y la Ciudad de México, realizó una investigación cualitativa que incluyó entrevistas a usuarias del servicio de partería y a parteras durante la contingencia de COVID-19.

Las mujeres expresaron su claridad sobre su capacidad para dar a luz, los beneficios del parto extrahospitalario, y sobre el nivel de seguridad y el profesionalismo de las parteras como sus proveedoras de atención. Las mujeres confirmaron que su decisión de dar a luz fuera del hospital fue apropiada y segura.

“El nacimiento es instintivo. Cuando estamos en condiciones favorables, cuando nos sentimos abrazadas, cuando nos sentimos seguras, podemos hacerlo”. (Georgina, usuaria de casa de partería en San Cristóbal de las Casas)

Para las parteras, superar la pandemia ha significado una mayor carga sobre cómo hacen su trabajo y cómo navegan por el equilibrio entre el trabajo y la vida. Las parteras con hijos ahora tienen que idear su cuidado durante los partos a los que solían llevarlos, al tiempo que brindan apoyo emocional de una manera socialmente distanciada. Sin embargo, continúan haciendo todo lo posible para brindar a las mujeres la atención cercana y centrada en lo que ellas necesitan. Las parteras, como especialistas en salud sexual y reproductiva de las mujeres, continúan en la primera línea para brindar atención segura y respetuosa durante la pandemia de COVID-19.

“Cuando todo esto de COVID comenzó, íbamos al Instituto Mexicano de Seguridad Social [IMSS] para recibir atención. Fui a hacer una cita y vi a muchos adultos mayores sentados tosiendo mucho y me asusté, porque pensé que estaba poniendo en riesgo a mi hija de dos años, a mí y a mi bebé. Fue entonces cuando decidí parir en casa como una mejor opción … Fue muy valioso y reconfortante encontrar una casa de partería donde escucharan nuestra situación particular y poder estar en contacto constante. Siempre están ahí para ayudarnos y hacen este trabajo desde el fondo de sus corazones”. (Laura, usuaria de casa de partería en la Ciudad de México)

México es el país con más casos de mujeres embarazadas infectadas por covid-19 en América[2] La interrupción de los servicios de atención médica y el miedo a acudir a los centros hospitalarios también han afectado el bienestar de las mujeres gestantes.

Con la pandemia y el encierro, la salud psicoemocional colectiva ha sufrido y las mujeres embarazadas se han visto obligadas a agregar otro factor de estrés a un proceso ya complejo. Incluso en circunstancias normales, el embarazo, el parto y el puerperio son momentos transformadores y la incertidumbre, la duda y el miedo se hacen presentes e impactan en la experiencia perinatal.

El Modelo de Partería justamente se ha centrado en brindar un acompañamiento integral y personalizado, todas las mujeres son distintas y cada embarazo es diferente. El trabajo como parteras también se centra en generar las condiciones óptimas de seguridad y confianza para que las mujeres puedan parir.

«Cada mujer necesita una atención diferente, no todas las mujeres necesitan lo mismo, especialmente durante la pandemia”. (Alondra, usuaria de casa de partería en San Cristóbal de las Casas )

Las casas de partería tienen mayor probabilidad de un parto espontáneo sin complicaciones, índices de lactancia materna exclusiva más altos, mayor probabilidad de llevar el embarazo a término, menor probabilidad de requerir un parto instrumental, menor índice de hemorragia posparto y de analgesia regional, así como disminución de la morbilidad materna.

“Creo que más que nunca necesitamos apoyo psicológico y atención humanizada a la mujer embarazada y durante el posparto. Creo que también hemos visto que no sería una mala idea tener estructuras separadas para brindar atención prenatal y del parto. De esa manera, podrían evitar exponer a las mamás y los bebés a otros riesgos. Realmente necesitan permitir que las mujeres tengan derecho a elegir cómo parir”. (Samantha, usuaria de casa de partería en la Ciudad de México)

En el marco del Día Internacional de la Partera, es necesario reconocer su labor como atención en primera línea, como aliadas en la disminución de la mortalidad materna y como proveedoras de atención digna y segura a la salud sexual y reproductiva.

 

Fuente: Alonso Cristina, et al. Emergent Change in a Mexican Midwifery Center Organization Amidst the COVID-19 Crisis en “Frontiers in Sociology”, Volumen 6, página 5, 2021, URL https://www.frontiersin.org/article/10.3389/fsoc.2021.611321

 

 

[1] Barbara Chmielewska et al. Effects of the COVID-19 pandemic on maternal and perinatal outcomes: a systematic review and meta-analysis. Lancet, 31 de marzo de 2021, DOI: https://doi.org/10.1016/S2214-109X(21)00079-6. Como se citó en https://www.ejecentral.com.mx/muerte-materna-en-mexico-crecio-50-por-covid-19/

 

[2] ONU, https://news.un.org/es/story/2020/09/1480922

Please follow and like us:

Dejar un comentario

Facebook
Instagram
Twitter
YouTube